¿QUÉ ES LA BULIMIA NERVIOSA?

La Bulimia Nerviosa (BN) es una enfermedad que progresivamente puede afectar a casi todas las áreas de la vida de la persona que lo padece, aunque sus principales síntomas aparecen en la alimentación.

Este problema se caracteriza por la presencia de atracones. Si tu hija tiene este problema habrás observado que en un atracón come una cantidad excesiva de comida, en un corto periodo de tiempo y tiene la sensación de perder el control. Generalmente en los atracones come rápidamente, sin utilizar cubiertos y mezclando alimentos de forma inusual, alimentos que normalmente evita porque los consideran engordantes (Ej. chocolate, pan, frutos secos, bollos…). Tras el atracón, se siente muy angustiada ante la probabilidad de engordar y por ello intenta compensarlo a través del vómito, uso de laxantes/diuréticos y de forma menos frecuente con ejercicio físico. Es muy probable que restrinja su alimentación de alguna de las siguientes formas: prohibirse determinados alimentos, disminuir la cantidad de ellos, evitar alguna de las comidas principales y en algunos casos incluso el ayuno completo. Probablemente los atracones se los dará a escondidas porque los considera vergonzantes, al contrario de la restricción alimentaria, que la considera de forma positiva y le proporciona sensación de control sobre la comida y su cuerpo.

Tiene una baja autoestima que intenta compensar buscando la delgadez. Está constantemente preocupada por la posibilidad de engordar. Piensan que si esto sucede su vida será un fracaso (perderá amigos, no encontrará un novio o no tendrá éxito a nivel profesional…). Por ello, se encuentra en un estado de alerta constante, muy nerviosa y con frecuentes cambios de humor (contenta tras conseguir no comer o enfadada por haberse descontrolado).

Percibe su cuerpo de forma alterada. Se ve y se siente gorda a pesar de tener un peso normal y por ello tiene comportamientos extraños e incluso contradictorios respecto a su cuerpo. Puede evitar mostrar determinadas partes del cuerpo. Por ejemplo no usa ropa ceñida, camisetas de tirantes, pantalones cortos…., utiliza tallas de ropa mayores que las que le corresponde o por el contrario intenta meterse en una talla inferior. Hay personas que tienden a evitar ir de compras, sin embargo otras compran ropa de forma compulsiva tratando de encontrar aquella que le siente bien. Ello, junto a variaciones de peso, puede hacer que tenga distintas tallas de ropa en su armario. Otros comportamientos habituales que puede tener tu hija en esta misma línea son: no pesarse nunca o pesarse compulsivamente, mirarse constantemente al espejo o evitarlo y preguntaros constantemente vuestra opinión sobre su figura.

ITEM

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>