¿Por qué reduce todo a conseguir adelgazar?

¿POR QUÉ REDUCE TODO A CONSEGUIR ADELGAZAR?

La obsesión por adelgazar es el elemento central de este problema. Aquello que empezó por un deseo “inofensivo” de perder un poco de peso, se convierte en una pesadilla. Aún hoy en día, mucha gente atribuye este problema a superficialidad y frivolidad. Sin embargo, hemos de decir que lo que aquí estamos tratando, va más allá de un simple deseo por adelgazar. Estamos hablando de enfermedad y no hemos de tratar algo tan serio de manera tan superficial.

En un inicio, quizás hayáis observado conductas extrañas, pero no notabais cambios en el carácter de vuestra hija, la veías contenta. Uno puede pensar que estas actitudes son típicas en la adolescencia y hasta cierto punto, puede ser así. La adolescencia es una etapa en la que se busca la aprobación externa y hoy en día la imagen de delgadez se relaciona con el éxito social. Por tanto, es habitual encontrar entre nuestros adolescentes un mayor interés hacia su cuerpo, su imagen, las ropas de moda…etc. Sin embargo, una vez que la obsesión ya se ha instalado, observamos conductas que incrementan cada vez más, hasta el punto de observar un cambio total en el carácter y un estilo de vida en gran parte desadaptado.

La obsesión por adelgazar o por no subir peso, genera un enorme malestar. Nuestras pacientes, refieren auténtico miedo a subir peso y este fuerte sentimiento es el responsable de muchas de sus conductas. ¿Qué hace una persona cuando algo le da miedo? La respuesta es fácil “ESCAPAR”. Es la función que cumplen muchos de esos comportamientos que observamos. Por ejemplo, pueden quedar con las amigas con el objeto de andar y de esta forma gastar más calorías o salir por las noches para bailar compulsivamente. Decir que se quedan a comer en el colegio con el objeto de no comer. Simular problemas gástricos para comer lo menos posible. Planificar constantemente como reducir las calorías, cómo encontrar el momento de vomitar. En ocasiones, vemos incluso una forma de comer extraña, llena de manías o rituales.

Es fácil observar como la obsesión se va haciendo con el control de sus vidas. Apenas se puede hablar con ellas de otros temas. Incluso es frecuente escucharos decir que vuestra hija parece otra, que no se le puede decir nada porque está muy irritable, que está en su mundo y muchas veces incluso parece estar ausente.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>