COMO ACTUAR ANTE LA CONDUCTA PURGATIVA

Si bien la conducta alimentaria restrictiva en mayor o menor medida, casi siempre está presente en la Bulimia Nerviosa, no es el caso de las conductas purgativas. Aunque es infrecuente, existen casos de Bulimia en los que las purgas no existen. Nos referimos a la Bulimia Nerviosa No Purgativa.

El comportamiento purgativo más conocido es el vómito, pero no es el único. Entendemos por conducta purgativa, la acción por la cuál la persona intenta deshacerse del alimento consumido. Nos referimos fundamentalmente al vomito y/o uso de laxantes.

Las purgas suelen aparecer tras los atracones de comida y/o cuando la persona toma una cierta cantidad de alimento que considera “hipercalórica”. No siendo por tanto, siempre consecuencia de la ingesta de una gran cantidad de comida. En algunos casos, aparecen tras una comida normal.

La acción de la familia sobre éstos comportamientos es limitada, porque normalmente son conductas que al igual que los atracones, se realizan en secreto. Cuando aparecen de forma más o menos sistemática tras las comidas, será más fácil.

Recuerda: “La familia no puede controlar éstos comportamientos. Menos aún cuando la hija no está por la labor. Intentarlo, puede crear una enorme tensión que en cualquier caso empeorará la situación. Como siempre nuestra labor será facilitar la recuperación”

CONSEJOS PRÁCTICOS:

  • Los momentos después de las comidas, son especialmente difíciles para las personas con un Trastorno del Comportamiento Alimentario, especialmente si la persona ha ingerido un alimento prohibido, una cantidad superior a la que tolera y/o ha sufrido un atracón. Es una situación de máximo riesgo para emitir conductas purgativas. En el caso de los vómitos, limitar el acceso al WC tras la comida puede ser de gran ayuda, puesto que es donde habitualmente se realizan esto comportamientos. Esto se podrá hacer cuando el terapeuta lo pacte con la persona afectada y por tanto exista algún grado de motivación para hacerlo. En ningún caso se trata de prohibir, si no disuadir. Recordemos, que la urgencia a vomitar es muy grande. Si la persona contiene éste comportamiento, posiblemente se mostrará nerviosa e incluso agresiva. La restricción del WC, será por un tiempo limitado en función de cada caso particular (aproximadamente 60 min).

  • La mejor ayuda que podemos ofrecer en éstos momento es dar la posibilidad de distracción a nuestra hija/o. Tener la mente ocupada es el mejor antídoto para las obsesiones. Durante el tiempo tras las comidas, realiza actividades con ella/el. Cuanto menos pasivas sean dichas actividades, mucho mejor (ej. Juegos de mesa, manualidades…). A veces éstas actividades tienen que incluir movimiento (ej. Un paseo). En algunas ocasiones, sobre todo si hay motivación para cambiar, solo tu presencia en forma de acompañamiento va a ser de gran ayuda.

  • Dado que los atracones pueden aparecer en cualquier momento, será más complicado ayudarles en los vómitos posteriores. Es importante saber que controlar el vómito tras un atracón es realmente muy difícil para ellos. Además no suele ser necesario, puesto que en la medida que están mejor, los atracones tienden a disminuir y de forma paralela los vómitos. Por tanto reservemos nuestras fuerzas para dirigirlas hacia la prevención de los atracones.

  • Respecto a los laxantes, la cosa se complica más. Además de ser una conducta encubierta en muchas ocasiones, no necesariamente la persona los ingiere tras la comida. En cualquier caso no facilitar la compra y consumo de laxantes aunque supuestamente sean “naturales”, ya que observamos que los padres se vuelven más permisivos en el entendido de que no son peligrosos. En algunos casos, algún miembro de la familia consume éstos productos y por tanto son de fácil acceso, cuestión que habrá que plantearse. De forma menos habitual son incluso comprados por algún familiar, ante las quejas de estreñimiento de la hija. Este estreñimiento muchas veces no es real, sino que tiene que ver con su obsesión corporal y cuando está presente suele ser secundario a su problema alimentario, desapareciendo cuando mejora éste.

  • Las conductas purgativas son motivo de gran preocupación para los padres, por los riesgos que entrañan para la salud. No obstante, es necesario mantener la tranquilidad para poder ayudarles. En algunas ocasiones los padres se obsesionan tanto que desarrollan mecanismos de control que lejos de ser eficaces, mantienen e intensifican el problema. Por tanto evita interrogar, vigilar y/o rebuscar en sus pertenencias, lo más adecuado es mantener un control médico periódico hasta que éstos comportamientos remitan.

Próxima publicación: COMO ACTÚAR ANTE LOS ATRACONES

2 comentarios  

    • El consumo de laxantes puede provocar consecuencias físicas negativas para tu cuerpo como estreñimiento e inflamación del intestino, y mantiene los atracones a largo plazo. Es necesario llevar a cabo un tratamiento psicológico especializado para poder adquirir el control sobre estos comportamientos y sentirte mejor. Si crees que necesitas ayuda, mándanos un correo a info@centroitem.com

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>